Conmemoración Día Internacional de la Mujer en la SP

En la ceremonia organizada por la institución el pasado viernes 6 de marzo, nuestra asociada Karla Guzmán ofreció unas palabras a los presentes en representación de la AFUSUP.

En un discurso lleno de realidad, Karla Guzmán, funcionaria de la División Financiera, hizo un poco de historia, se refirió al movimiento feminista y a los estereotipos machistas e invitó a hombres y mujeres a escuchar testimonios de su círculo de mujeres para comprender que muchas han sido violentadas de alguna forma sólo por su género.

        

"Buenas tardes a todas y todos los presentes.

En primer lugar, quiero agradecer a la AFUSUP, especialmente a su directiva, por permitirme dar este pequeño discurso en representación de la asociación y más importante aún, en representación de las mujeres de esta Superintendencia.

Creo que, al hablar de la conmemoración del día de la mujer, lo primero que debemos tener en cuenta son los antecedentes históricos que dan origen a este día, entre ellos destaco dos, el primero fue en el año 1857, donde miles de mujeres trabajadoras textiles marcharon por los barrios adinerados de Nueva York en protesta por las miserables condiciones laborales, resultando asesinadas más de un centenar de ellas a manos de la represión policial (no sé a ustedes, pero a mí me suena algo conocido, bueno, dicen que las historias suelen repetirse en cierta forma). El segundo, en la primera década del 1900, cuando miles de costureras industriales se declararon en huelga, exigiendo el derecho de unirse a sindicatos, mejores salarios, una jornada de trabajo menos extensa, el rechazo al trabajo infantil, entre otras, recibiendo como respuesta a sus demandas, que los dueños de las fábricas las encerraran para forzarlas a seguir trabajando y para evitar hurtos, lo que las imposibilitó a escapar de las llamas cuando la fábrica comenzó a incendiarse, muriendo, nuevamente, más de un centenar de trabajadoras.

Gracias a aquellas luchadoras y a otras tantas a lo largo de la historia, se han conseguido grandes logros para las mujeres, como el aumento en la fuerza laboral, incremento del post natal, sala cuna gratuita o subvencionada y anterior a eso, el voto femenino, un derecho que se negó durante tanto tiempo, haciéndonos ver como ciudadanas de segunda clase y que gracias a valientes mujeres como la jurista Elena Caffarena, hoy suena aberrante tan solo pensar en que se nos negara. Pero, aún queda mucho por hacer, como, por ejemplo, aumentar el post natal para los hombres y que estos puedan ser partícipes más activos en la crianza de los hijos. En cuanto a la mujer trabajadora, una vez escuché una conversación, donde una mujer le decía a otra "antes solo los hombres tenían reuniones importantes en sus puestos de trabajo y debían quedarse hasta tarde en reuniones, ahora las mujeres también lo hacemos, creo que eso es igualdad", a lo que la otra le responde "sí, pero ellos no se sienten culpables por dejar a los hijos y las labores domésticas de lado". Yo solo me quedé pensando.

Actualmente, el movimiento feminista ha vuelto a tomar fuerzas y aunque muchas de las demandas no son las mismas que en aquellos años, siguen siendo igual de importantes e igual de urgentes. Cuando comencé a escuchar del famoso feminismo, como a muchas mujeres, creí que no me representaba, que no era mi lucha, pensaba que nunca había sido violentada y que me sabría defender en caso de, por lo que simplemente lo ignoré. Pero, a medida que fui leyendo más del tema, me di cuenta lo equivocada que estaba, ¿o acaso no es violencia cuando pasas sola cerca de un grupo de hombres y comienzan a "piropear" o a mirar lascivamente? (porque sí, nos damos cuenta), ¿o cuando te dicen que si te pasa algo por andar caminando sola de noche es porque te lo buscaste? O cuando nos hacen cumplir ciertos estereotipos de belleza (entre paréntesis, ni les cuento las veces que me han criticado por no maquillarme ni usar tacos, dicen, que eso me haría ver más linda y más femenina, como si quisiera levantarme una hora antes para estar bien arreglada para otros o usar zapatos con los que ni siquiera sé caminar y me duelen los pies solo por agradar, lo siento, soy feliz conmigo misma siendo así, al final de eso se trata o no? De estar cómodas con nosotras mismas (debo decir que admiro y respeto a quienes lo hacen, porque así lo eligieron y no por imposiciones).

Por otro lado, ¿han notado que a las mujeres desde pequeñas se nos enseña a ocultar? Oye, esa polera te queda bien, te esconde los rollitos, usa el short un poco más largo para que te tape la celulitis, usa la polera más larga para que te tape las estrías, deberías usar corrector de ojeras, etc. Como si tuviéramos que ocultarle al mundo todas nuestras imperfecciones solo por ser mujeres. Recordé un comercial de un desodorante en el que mencionaban que 2 de cada 3 mujeres tienen las axilas oscurecidas, por lo que debíamos usar su desodorante para aclararlas, a ver, disculpen si me fallan las matemáticas, pero ¿2 de cada 3 no es mayoría?, ¿entonces, por qué es raro?, ¿por qué hay que ocultarlo?, ¿no debería verse como algo normal? Sin embargo, nos dicen que no es así, que hay que mejorarlo.

En fin, luego de informarme mucho del tema y sobre todo de conversar con otras mujeres, comprendí que sí soy parte del movimiento, que, si no es por mí, es por mis sobrinas, por mis hermanas, por mi mamá, por mis amigas, por todas las que han tenido miedo solo por el hecho de nacer mujer, o peor aún, por nacer en cuerpo de hombre, pero sentirse mujer. Ahora, orgullosamente me puedo hacer llamar feminista, no del falso estereotipo que nos quieren inculcar en la tele o sobre todo en las redes sociales, con el fin de (nuevamente) juzgarnos, mencionando que las feministas son solo mujeres "feas" con pelos en todos lados y que odian a los hombres. Me llama la atención la cantidad de personas que dicen "no soy machista ni feminista, yo prefiero la igualdad", amigas, amigos, los invito a informarse o por último solo a leer la RAE, ESO es lo busca el feminismo, la igualdad entre géneros.

Por último, las y los invito a escuchar testimonios de su círculo de mujeres, de sus compañeras, familiares, parejas, pregúntenles cuántas se han sentido violentadas alguna vez solo por el hecho de ser mujer, piensen situaciones de esa índole que ustedes mismas hayan vivido, les aseguro que, en mayor o menor medida, la gran mayoría hemos pasado por más de una situación incómoda por nuestro género. Las invito también a empatizar con otras mujeres, a comprender que no somos competencia como nos quisieron hacer creer por tanto tiempo, a darnos una mano amiga entre nosotras y apoyarnos.

Agradezco nuevamente por darme este espacio, espero haber podido representarlas. Y no les deseo un feliz día de la mujer, les deseo un feliz empoderamiento femenino y no solo hoy ni el 8 de marzo, sino que en cada segundo de sus vidas. Gracias"

Karla Guzmán, 6 de marzo de 2020.

Por: DIRECTIVA NACIONAL

Superintendencia de Pensiones    ANEF    CUT    AFUMINVU